HOME
25/08/2007 - ASTURIAS - Ruta del Pijama

Salen 6 motos y 8 moteros, vuelven 5 motos con los 8.

Salimos a las 8:30 después de haber tomado un cafelito o manzanilla en el Hotel Helmántico.
Carlos, que tenía que trabajar por la mañana, nos espera en Casa Migio.

Llegando a Benavente empieza a caer una suave lluvia que nos obliga a poner los trajes de agua. Luego se convertiría en abundante hasta León. Teníamos pensado ir a Riaño por Valencia de Don Juan, pero se nos pasó el cruce (aburridos, íbamos pensando en las musarañas). Llegamos a León y guiados por Jesús cogemos la carretera N601 hasta Mansilla de las Mulas, donde cogimos la N621. En esa localidad, Jesús nos quiso meter en un club de alterne a tomar el aperitivo, pero no había tal. Lo tomamos más adelante, antes de llegar a Cistierna (sí que echamos de menos el hornazo y la empanada).

Llegamos al embalse de Riaño y por la N625 encaramos el puerto de El Pontón (1280 m), cómo disfrutamos curveando. Bajando el puerto, Floren, que estaba adormilado, tomó alguna curva en recto, con el consiguiente pescozón de Nieves ¡espabila, le dijo¡ . Rugían los estómagos más que las motos y paramos a comer en el desfiladero del Sella o de los Beyos. Espectacular, para ir otro día con más tiempo. El pote asturiano que no falte y los de estómago delicado (Luisito y Tito) sopita de fideos. El mesonero nos deleitó con el cabrito de la zona. Buen descanso aunque faltó la siesta.

Nos dirigimos a Cangas de Onís, que tenía muy buen ambiente, para llegar a Covadonga. No pudimos subir a los lagos por las restricciones (de 10 a 20). Visita a la Santina y a Don Pelayo. Encontramos a María la hija de Tito y Angela, qué padres, necesitaban un babero. Después de haber recibido las indulgencias y bendiciones de Pelayo y del patrón de los moteros Arcángel San Rafael, retomamos la ruta hacia Casa Migio, hotel rural ubicado en el Alto de Urbiés.

Llegamos por el valle del río Turón, donde están los pozos de Figaredo y Santa Bárbara, pasando por Turón, Urbíes y un montón de curvas hasta el hotel donde nos esperaba, más que aburrido, Carlos.

Tomamos posesión de las habitaciones y Jesús como presi eligió bien, lástima que fuera sólo una noche. Unas botellas de sidra escanciada para saciar la sed, y creo que a Félix y Jesús los nombran escanciadores oficiales de MSP. A cenar al restaurante, que estaba de lujo, y qué cordero a la estaca ¡de muerte! Se nos pasaron todos los males con esa suculenta cena.

A ponerse los pijamas ¡qué risa! ¡qué escándalo! A ver quien es el rey del pijama.

Perdimos la vergüenza y bajamos a la cafetería ¡qué descojono! Y no sólo eso, que salimos a la calle para hacer fotos con las motos. Si damos en pensarlo seguro que no volvemos a hacerlo, disfrutamos como adolescentes. En fin, y qué somos: adolescentes canosos.

Después de un reparador sueño, incluidos ronquidos o ruidos bocales parecidos, a disfrutar de un buen desayuno y dirigirnos a Candás y Luanco. Un estupendo día de sol y calor. Paseo y enhorabuenas a una pareja de novios retozando en la arena de la playa con el traje incluido. Vamos, que dimos la nota y el personal de la playa se quedó con el calvo.

Un aperitivo en el mesón del puerto y a comer. Se preparó una tormenta que nos pilló comiendo. Nieves y Angela fueron a por los cascos que habíamos dejado colgando de la moto. Llegaron como salidas de una fiesta de camisetas mojadas, y los cascos para llevar la cabeza fresquita. La vida del motero es así de dura.

Qué filetes a la pimienta, qué sudores. Preguntarle a Jesús y a Floren. ¿Y los chipirones? A reventar. Con los postres escampó y nos dirigimos tristes de vuelta a casa pasando por el puerto de Pajares. Algún susto en alguna curva mojada, (mojada no, inundada), alguna foto en un mirador y continuación a casa.

Después de pasar León, con temperatura de 28º, con el culo “tocado” y algunos empapados de sudor, Jesús llevaba el traje de agua puesto, paramos a tomar un merecido refrigerio en una terracita de un bar de carretera, llevábamos más de 100 kms sin parar, incluido subida y bajada del “Pajares”.

Ya enfilamos hacia Zamora y la moto de Luis se queda sin ganas de andar más. A paso de tortuga y acompañado por Félix (especialista en estos casos) llegamos a Zamora con el resto del grupo. Otra vez a subir la moto a la grúa y de paquete con Félix. ¡qué capullo! Al llegar a Salamanca me dijo que tenía que adelgazar.

En fin, una estupenda “I ruta del pijama” en la que hemos disfrutado como auténticos niños cuarentones, y sin incidentes importantes.

Ruta organizada por Félix y Carlos, a los que les damos las gracias por su paciencia y soportar con sus máquinas nuestra marcha sin prisa.

FELIX (pájaro escoba)     FLOREN & NIEVES (pájaros guías)
CARLOS (pájaro solitario)     TITO & ANGELA (pájaros foteros)
JESUS (pájaro presidente)     LUIS (pájaro plumilla)

 

 
GALERÍA DE FOTOS
CLASICAS ZAMORA
Ver todas las galerias
Contacto
Ver todos los enlaces
Contacto

Ponte en contacto con nostros si deseas participar en nuestras rutas, patrocinar nuestras actividades, insertar publicidad, aportar contenidos, poner un anuncio, etc.


Email: info@moterossinprisa.com
Formulario de contacto
Boletin de noticias
Boletín de noticias MSP
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibirás por email toda la información de las próximas rutas y eventos que tengan lugar Escribe tu email:
Enviar Enviar
HISTORIA | MOTEROS | GALERÍAS | NOTICIAS | SPONSORS | TIENDA | CONTACTO | ENLACES | AVISO LEGAL| FORO
XHTML 1.0 ValidoCSS ValidoCompatible Firefox ©  Diseo web Office 2000