HOME
09/04/2009 - GALICIA.

GALICIA.
CoSAs De SaLAMaNCA


Los Corrales: La gente del pueblo se reunian en los corrales, entorno al pozo para charlar en corro, tomar el fresco o ver representaciones teatrales (Guevara, Villaverde, Monroy o San Marcos).
Con identico fin las casas señoriales, palacios, conventos y monasterios tenian claustros con pozos donde se articulaba la vida de la casa.
.........................................................................................................................

El Jueves Santo, se inicia la II ruta mesepera de Semana Santa, esta vez a Portonovo en Galicia. Como es costumbre los chubasqueros siempre a mano.

Nos despiden el presi y el secre, este último con mono de moto nos acompaña hasta pasado Zamora. También apareció Manolo, que con su bus y su corbata, coincidió en la salida.

Sobre las 10.30 horas en marcha, con Floren y Nieves de pájaros guía y con la idea de llegar cuanto antes a Orense y comer, por lo que vamos por autovia para luego poder entretenernos más por carreteras nacionales ya hasta  Portonovo.

La primera parada fue en el restaurante Sanabria, de Puebla de Sanabria. Cafés, cervezas, pinchos y buen ambiente. Hasta que entró una pareja con cuatro buenas razones. Cada una con su buen par de razones se quedaron con todo el personal.

Dejamos Castilla y León, el tímido sol y el viento, para entrar en Galicia en busca de los nubarrones. La siguiente parada fue para comer en O Cabaceiro restaurante de Punxin, bien, menú de 11 € con cafés y chupitos. Algunas estaban deseando estrenar los chubasqueros y habia empezado a caer, nos ponemos otra capa más encima y a rodar por una buena carretera, dirección Pontevedra.

Al llegar a la capital de la provincia, cogemos la carretera de la costa, Poio, Combarro, Chancellas, Sanxenxo y Portonovo. Llegando sobre las 9 horas.

Ducha y visita por el pueblo. Al no dejar de llover compramos bebidas y pan para cenar en la habitación de Angela y Tito. Para eso era jueves.

La sorpresa fue a los postres, con solo mirar las caras de las mujeres sabíamos que algo tramaban. Algún sombrero con plumas o algo así, pensamos. Aparecieron todas en camisón y con las botas de montar. Hasta aquí todo bien. Lo peor fue que también había camisones para nosotros y la mayoría estabamos sin depilar. El que más o el que menos se parecia a Pedro o Pablo Picapiedras.

El viernes sí que fue de Pasión, por la mañana salimos del hotel a las 11 y llegamos a las 12 de la noche.  El objetivo: las Rías Baixas. Pontevedra, Marín, Bueu, Cangas, Vigo y Baiona, donde comimos en La Casa Del Mar para visitar después un réplica de la carabela La Pinta. El que más gozó, Floren, como se nota que el agua es lo suyo. Está hecho un lobo de mar.

Siguiendo la carretera de la costa ponemos rumbo a A Guarda. Subimos al monte Santa Trega a disfrutar de sus vistas. Remontamos el Miño hasta Tui. Pasamos a Portugal y conocimos la ciudad amurallada de Valença. La vuelta por la nacional hacia O Porriño y Redondela, con noche cerrada.

La cena en la habitación-comedor de Angela y Tito. Un poco de sobremesa en la cafetería del hotel y todos a la cama. Unos a dormir, otros no.

Sábado Santo, a las 10 horas todos tan frescos a desayunar. La piedra la ibamos a tirar para las Rías  Altas. Nos hicimos entera la ría de Arousa desde La Lanzada, Cambados, Villagarcía de Arousa, Rianxo, Boiro, Caramiñal, Porto do Son y Noia. Llegó la hora de comer y fuimos al restaurante Valadares donde comimos de lujo. Nos atendió el primo gallego de Faemino, de los Faimino y Cansado de toda la vida, profesional de la hostelería preciso y conciso, al que costó ganar para la causa, pero al final sucumbió ante las arrancadas de Coki.

La tarde la echamos en la capital de Galicia, muy parecida en ambiente a nuestra Salamanca. Visita al Santo Patrón, recorrido y compras por sus calles más típicas. La vuelta por autovía, bien formados y uniformados.

Decidimos que la cena fuera de picoteo en el bar La Lonxa en el puerto de Portonovo. El menú fue de todo tipo de raciones con sabor a mar, a cual mejor. La noche estaba animada y probamos suerte en Friends, bar de copas en plena zona de la movida. Coincidimos con otra pareja que nos recordaron a la "pareja de las buenas razones".

Confirmamos que después de montar en moto, comer y beber lo nuestro es el baile. Se  nos van los pies, alguna hasta se sentó de culo con tanta marcha. Nos da lo mismo pachanga que rock, hasta aprendimos a bailar muñeiras. Ya que alguno de nosotros tiene ancestros gallegos.

Con la noche ya cerrada, eran las 4, casi todos al hotel, no sin antes pasar un buen rato en la playa. Los que no se habían acostado o quedado en la playa, disfrutamos de las explendidas vistas desde la habitación, con el reflejo de la luna sobre la ría y el ruido de las olas de fondo. ¡Que ñoño! pero nos reimos un montón.

El domingo de Resurrección no había quien levantara aquello. Ya se sabe: días de mucho, vísperas de nada. Estabamos todos un poco mantuos. Nos levantamos un poco más tarde.

La vuelta la hicimos por Portugal con un sol que picaba lo suyo. Tomamos la autopista dirección Aveiro, pasando por Pontevedra, Tui, Valença y Oporto, dejando más dinero en gasolina y peajes que en comer y beber.

Antes de Oporto, en un área de servicio, con algunas motos más que secas, comimos. Aún teníamos chorizo, empanada, salchichón y latas. Lo que escaseaba era el pan. Nos tomamos nuestro tiempo en la parada. Dejamos las huellas MSP con varias pegatinas en sitios visibles. Tito quería parar en Oporto o Aveiro para aprovechar la ruta, pero una paquete estaba dormida, otro miraba para otro lado, otra decía ¡jobar!, el otro seguía bebiendo. Tuvo que ser el deauvillero Floren quien puso un poco de cordura diciendo: todos "pa" Salamanca delante de mí.

Penúltima parada en la salida del peaje de Aveiro, saludamos cariñosamente a todos los coches que nos decían adiós y rumbo a la frontera en formación bien organizada y formidable: Tito, Josechu, Nieves, J. Angel (haciendo de pantalla a Nieves en los adelantamientos), Coki, Fernando y Floren unas veces en línea y otras al tresbolillo. Estirando ahora una pierna, ahora las dos, poniéndonos de pie en la moto. Era el cansancio, el sueño y la pena de que la ruta se terminaba.

Última parada en Fuentes de Oñoro y todos a Salamanca con el piloto automático puesto, las motos venían solas. Fin de etapa y de ruta a las 9.30 horas en La Salle. Todo salió bien, pero lo mejor fue que cuatro días después estabamos todos en casa.

Fueron 1.480 km. En cuatro días, dos comunidades autónomas y una escapada al extranjero. Con 7 motos y 11 meseperos: Floren, Nieves, José Angel, Nines, Tito, Angela, Josechu, Jose "coki", Carmenchu, Nieves y Fernando.

Ha sido un placer.
Fernando.

 
GALERÍA DE FOTOS
CLASICAS ZAMORA
Ver todas las galerias
Contacto
Ver todos los enlaces
Contacto

Ponte en contacto con nostros si deseas participar en nuestras rutas, patrocinar nuestras actividades, insertar publicidad, aportar contenidos, poner un anuncio, etc.


Email: info@moterossinprisa.com
Formulario de contacto
Boletin de noticias
Boletín de noticias MSP
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibirás por email toda la información de las próximas rutas y eventos que tengan lugar Escribe tu email:
Enviar Enviar
HISTORIA | MOTEROS | GALERÍAS | NOTICIAS | SPONSORS | TIENDA | CONTACTO | ENLACES | AVISO LEGAL| FORO
XHTML 1.0 ValidoCSS ValidoCompatible Firefox ©  Diseo web Office 2000