HOME
26/04/2015 - UN MOTERO PICASSIANO

UN MOTERO PICASSIANO

Del 15 de abril al 10 de mayo de 2015 La Salina acoge la obra del pintor Pedro Méndez. "La mirada febril" es el título de esta interesante exposición que muestra el desconocido trabajo de este artista salmantino.
Pedro Méndez calladamente figura en la nómina de los buenos artistas salmantinos que han sabido desentrañar el sentimiento de su geografía cercana con la expresión íntima de su pintura.
Méndez nos descubre un mundo muy especial al que lleva dedicado desde las clases que recibió de dibujo siendo niño. La pintura le cautivó y el color y la emoción de los interiores y de los retratos ha sido una constante en su obra. Por ello, esta exposición tiene que ver con el proceso de su pintura, desde el origen mismo de la obra hasta prácticamente la conclusión de la misma.

Lugar: Sala de exposiciones "La Salina"
Fechas: Del 15 de abril al 10 de mayo de 2015.
Horario: De martes a sábado, de 11:30 a 13:30 h. y de 18:00 a 21:00  Domingos, de 11:30 a 13:30 h.     Lunes, cerrado.

Pincha en el video de esta página: http://www.dipsanet.es/cultura/cultura/difusionypublicaciones/exposicion/

Y el ilustre Nicolás Miñambres de León, hombre de letras y cuartetos, mentor del libro Crónicas Meseperas, dedica esta sabiduría a nuestro colega motero Pedro “picasso”:

VARIANTES PICTÓRICAS DEL TEMPUS FUGIT
Tempus fugit humano

Entre regios paredones,
entre seculares piedras,
el tiempo se ha detenido
guardando gozos y penas.
Un pasado y un presente
en nuestros ojos se asientan
al ver estancias solemnes  
con tan estéticas muestras.
Los cuadros de Pedro Méndez
que el “paso del tiempo” encierran:
esa veintena de lienzos
de tan variada esencia
un simbolismo del tiempo
en sus motivos presentan.
De la vejez a la infancia
de pobreza y de riqueza,
de lo urbano y lo terrestre…
todo ello es una prueba
del quehacer de Pedro Méndez
que a golpe de pincel lleva
al espectador que mira
a sorpresas y a extrañeza.
Mas quien esto escribe cree,
y convencido lo expresa,
que es el tiempo  y su misterio
de esta exposición su esencia:
Tiempo presente en los rostros
y en las más humanas señas.
Tal vez la más expresiva
por plasticidad es ésa
que, titulada El espejo,
el tempus fúgit  recuerda.
Si observamos, en el aire
un objeto sobrevuela
flotando inerte, sin nadie,
y un reloj que no es de arena,
marca el tiempo de los vivos
que serán pronto hojas muertas,
con rostros tan expresivos
como el de esa clavera.
Ese flotar del objeto
por esa atmósfera etérea
es motivo repetido
aquí, en varias de estas muestras.
Sorprendente nos resulta
del músico esa moneda
captada en un vuelo raudo…
¿mientras el músico sueña
con oír ese sonido
de la moneda que llega?.
Con todo, el mejor ejemplo
de este tiempo que se vuela
es ese Un guiño al tiempo
de informática rareza.
¿Cae ese móvil al suelo
o hacia ese joven se acerca
sintetizando lo humano
y ese fruto de la ciencia?
Bella paradoja es,
mas…de belleza moderna.
Pero de ese tempus fúgit
tal vez lo esencial ahí sean
esas manos de Martina,
que con la edad que presentan
mejor que un libro, seguro,
todo lo humano concentran.
En esas manos y el libro
(aunque papel solo sea)
queda el símbolo del tiempo
hacia celestes esferas,
donde la vida no falta,
ni la muerte nos espera.

    *   *   *

Tempus fugit arquitectónico

Si el hombre está sometido
a los embates del tiempo
también sus obras y frutos
sufren terribles efectos.
Y en la pintura de Méndez
se encuentra un doble reflejo:
Uno es “La ferretería”,
el otro, “Calle Concejo”.
“La Ferretería”, sin duda,
es fruto del tiempo viejo,
en que arrasó sus paredes
y sus ventanas el viento.
Es claro que la desidia,
hija del resentimiento,
provocó el desaguisado,
generó este desconcierto:
un pórtico gris y sucio,
y roídos sus cimientos
es el fruto del olvido
Y de otros graves momentos:
Que la criatura humana…
aquí actuó con desprecio..
Resulta distinto el trato
de esa otra, “Calle Concejo”,
contra cuya condición
no fue vencedor el tiempo.
Airoso, sólido, claro…
este bello monumento
hierático permanece
contra todos los tormentos
Y esas fases de creación,
con hábil y regio tiento
dan a ese espectador
que contempla el monumento
esa sensación extraña
de asistir a un nacimiento,
nacimiento que es el símbolo
de un estético proceso
que Pedro Méndez García
crea con un acierto.
De esta forma el tempus fúgit
comparte un doble elemento:
el humano y el fabril,
pero…¿cuál será el más cierto?
O si somos trascendentes…
¿Cuál de ellos será el más bello?
Sin duda alguna… el humano,
no cabe otro sentimiento.
El del humano que aprecia
del Bodegón elementos
que en claroscuro se esconden
y aunque resultan estéticos…
tal vez un buen saborcito
se esconde dentro de ellos,
dejando ese buen sabor
que ojalá dejen los versos
de este, Nicolás Miñambres,
que los hizo con afecto.
-------------------------------------
León- 21 de abril de 2015

 
GALERÍA DE FOTOS
CLASICAS ZAMORA
Ver todas las galerias
Contacto
Ver todos los enlaces
Contacto

Ponte en contacto con nostros si deseas participar en nuestras rutas, patrocinar nuestras actividades, insertar publicidad, aportar contenidos, poner un anuncio, etc.


Email: info@moterossinprisa.com
Formulario de contacto
Boletin de noticias
Boletín de noticias MSP
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibirás por email toda la información de las próximas rutas y eventos que tengan lugar Escribe tu email:
Enviar Enviar
HISTORIA | MOTEROS | GALERÍAS | NOTICIAS | SPONSORS | TIENDA | CONTACTO | ENLACES | AVISO LEGAL| FORO
XHTML 1.0 ValidoCSS ValidoCompatible Firefox ©  Diseo web Office 2000