HOME
28/03/2015 - por FERRERUELA

por FERRERUELA

Un sábado de marzo, día 28 del calendario, con un sol y temperatura espléndidos para montar en moto y disfrutar de la naturaleza a ritmo de cientoveinticinco. Pues así fue esta ruta de 282 km por carreteras de Salamanca y Zamora, en compañía de 9 moteros montados en 7 motos, con un abanico de cilindrada desde 125 cc a 1200 cc, y de aguante en este mundo desde treintañeros a sexagenarios: Sebastián, Mar, Gonzalo, Auxi, Carlos, Tomás, José Carlos, Jesús y Luis.

Puntuales como alondras a las 10:30 llegaban las motos al punto de encuentro en la salida de Villamayor, y después de los obligados saludos y fotos del intrépido motógrafo Tintín, el mesepero José Angel da la salida de la caravana camino de Ledesma. Nos invade una sentimental emoción de haber vivido ese instante años atrás que nos provoca la famosa “piel de pollito”, recordando aquellos primeros años de Moteros Sin Prisa en los que los meseperos eran nóveles moteros y las motos protagonistas eran de cientoveinticinco, dosymedio y un poco más.   

Abre la marcha Jesús de pájaro guía y la cierra Luis vigilando la comitiva que rodaba en un perfecto tresbolillo. Le dehesa está preciosa con su pasto verde, enormes encinas y pequeños carrascos. Primer reagrupamiento en Ledesma para continuar hacia Bermillo de Sayago, Moralina, Viladepera, Gálibo 3m y puente de Requejo sobre el río Duero, donde aparcamos las motos como bien se pudo para admirar esta obra de ingeniería que comunica con Pino del Oro y las comarcas de Aliste y de Tábara, y más al norte con la sierra de La Culebra.

El paisaje está sembrado de berrocales y monte bajo con sus brezos y jaras aún sin flor, aunque sí deslumbraban alguna mimosa amarilla y algún lilo escondido. Por el camino vimos cigüeñas anidando, volando una banda de buitres, y el objetivo del motógrafo aficionado captó una expectante garza y seguro que algún colibrí que se escabulló.

Llegamos a la N-122 y tomamos dirección a Fonfría y pasado Fornillos de Aliste en el cruce nos desviamos a la derecha con dirección a Gallegos del Río y de aquí a Ferreruela. Se imponen unas cervezas y unos cacahuetes en un corto descanso para retomar el asfalto y visitar la mina de pizarra de Riofrío a Aliste. Por el camino pasamos por pueblos en los que apenas se veían almas, y las pocas que se dejaban ver eran añejas, y es que el futuro de estos pueblos está muy comprometido. Nos cruzamos con una señora mayor que parecía que practicaba la marcha nórdica, con algunos paisanos cargando pacas de paja para sus vacas blancas, negras y marrones, con algún burro, asno o pollino sayagués, con pastores de ovejas grandes y marrones. Llaman la atención los espectaculares molinos eólicos enclavados en la zona, y menos mal que los quijotes ruteros no tenían ganas de bronca porque estos gigantes son grandes de verdad.

Pasamos por Sesnández de Tábara, que bien podría ser el origen de los Hernández y Fernández, continuando por la ZA-2434 hasta llegar a Riofrío de Aliste. En la mina de pizarra pudimos ver la gran maquinaria que trabaja y un afable piloto de nave-camión nos despejó las preguntas que nos estábamos haciendo: camión que consume 500 litros al día, retro que carga los bloques de pizarra, enormes ruedas, … para conseguir esas planchas de pizarra que vemos en los tejados.

Y de la comida en casa Pepa, qué podemos decir, inmejorable como siempre. Unas tapas de pulpo y bacalao al pimentón,  sabrosas patatas de secano con carne, habas con chorizo, cordero, ternera de Sayago, postres caseros y café de puchero. Y para hacer una buena digestión, unos chupitos de aguardiente.  Y de la sobremesa, que solo faltaron unas tumbonas en el jardín.

Nada que objetar por la potencia de las máquinas ni por la edad de los cascos, con un ambiente distendido que los moteros curtidos aprovecharon para contar sus hazañas a los neófitos, que con la boca abierta y sin pestañear escuchan las andanzas de esos quijotes de dos ruedas. A escondidas, algunos sanchos bostezan e incluso cierran los ojos y pierden el conocimiento, pero no por la conversación sino por la fuerza incontestable de la digestión.

Repuestos de la manducatoria retomamos el camino de vuelta siguiendo el peculiar gps de Jesús, que en algún momento perdió la señal del satélite, pero que nos llevó hasta Zamora, por dónde, pues no sabría con exactitud, creo que por Carbajales, Andavías y Zamora. Un paseíllo por el centro y en la plaza mayor nos aterrazamos con unos refrescos. Y serían las siete y pico cuando decimos levantar las posaderas y callejear con las motos para salir de esta animada ciudad.

La vuelta la hacemos por la autovía, a un ritmo tranquilo impuesto por la majestuosa Varadero, con el sol en poniente y nuestras sombras rodando por el asfalto. Llegamos a Salamanca sobre las 20:15 caída la noche y con la sensación de haber disfrutado de un buen día de moto.

Ha sido un placer rodar con esta cuadrilla y variedad de caballos.

Luis de Cóngorra

Reportaje: José Carlos, motógrafo aficionado    http://josecarlosiglesias.blogspot.com.es/

PD: tomando la palabra a Tomás, queda pendiente para próximas fechas una degustación de bacalao en su pueblo zamorano, que dice que está de muerte.

Casa Pepa: Plaza Mayor, 28, 49550 Ferreruela de Tábara, Zamora   980 59 10 54

 
GALERÍA DE FOTOS
CLASICAS ZAMORA
Ver todas las galerias
Contacto
Ver todos los enlaces
Contacto

Ponte en contacto con nostros si deseas participar en nuestras rutas, patrocinar nuestras actividades, insertar publicidad, aportar contenidos, poner un anuncio, etc.


Email: info@moterossinprisa.com
Formulario de contacto
Boletin de noticias
Boletín de noticias MSP
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y recibirás por email toda la información de las próximas rutas y eventos que tengan lugar Escribe tu email:
Enviar Enviar
HISTORIA | MOTEROS | GALERÍAS | NOTICIAS | SPONSORS | TIENDA | CONTACTO | ENLACES | AVISO LEGAL| FORO
XHTML 1.0 ValidoCSS ValidoCompatible Firefox ©  Diseo web Office 2000